Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organizacion Autentica

17 DE ABRIL DE 1961
Por Hugo J. Byrne


A mi amigo el Capitán René García, héroe de la Brigada 2506


‚ÄúPagaremos cualquier precio, soportaremos cualquier carga, encararemos cualquier dificultad, apoyaremos a cualquier amigo y nos opondremos a cualquier enemigo para asegurar la supervivencia y √©xito de la libertad‚ÄĚ
John F. Kennedy (discurso inaugural)


‚ÄúPor la primera vez en treinta y siete a√Īos me sent√≠ avergonzado de mi pa√≠s‚ÄĚ
Grayston L. Lynch (‚ÄúDecision for Disaster‚ÄĚ)


Hay impresiones que permanecen v√≠vidas en la mente y ni siquiera el paso del tiempo disminuyen. Dicen que el dolor f√≠sico se olvida y es verdad. En el a√Īo 2011 sufr√≠ tres operaciones, incluyendo una de seis horas en la que perd√≠ siete pintas de sangre y que dejara la parte izquierda de mi diafragma r√≠gido, impidiendo al pulm√≥n del mismo lado su funci√≥n normal. Me repararon con otra cirug√≠a varios meses despu√©s. Estoy seguro que me sent√≠a muy mal durante ese tiempo, pero ya no recuerdo el dolor.

He sufrido muchas heridas dolorosas, incluyendo dos por arma de fuego y a menudo necesité suturas, vendas y sueros durante mi juventud. Recuerdo los incidentes, pero nó el malestar físico. Dicen los sicólogos que el recuerdo del dolor desaparece por medio de un mecanismo subconsciente que tiene esa específica tarea. Pero para mí hay una excepción.

En la ma√Īana del lunes 17 de Abril de 1961 me alist√© para ir al trabajo desde las 5:30 am. Demasiado temprano para mis h√°bitos. Aunque no me acuerdo, es probable que hab√≠a pasado una mala noche. En mi organismo, madrugar involuntariamente siempre se relaciona al insomnio.

A√ļn me desempe√Īaba (no quiero usar el verbo ‚Äútrabajar‚ÄĚ) en el mismo edificio de la calle F√°brica #10 de Luyan√≥ donde se encontrara la Maderera Antonio P√©rez hasta su robo por Castro en octubre del a√Īo anterior. Mi ‚Äútrabajo‚ÄĚ no me hac√≠a perder el sue√Īo: en Castrolandia el trabajo es una ficci√≥n.

Sin embargo ten√≠a otras preocupaciones serias, como el r√°pido crecimiento de mi familia. Mi hija mayor hab√≠a nacido en septiembre del 60 y mi esposa estaba esperando un nuevo reto√Īo. Adem√°s, me sent√≠a muy abatido por el deceso de mi padre tres d√≠as antes y me hab√≠a involucrado hasta el cuello en actividades subversivas. Sab√≠a los riesgos que enfrentaba. El Escambray reci√©n hab√≠a ofrendado su primera cuota de m√°rtires en combate y en ejecuciones sumarias, mientras yo esperaba en vano una orden inminente a la insurrecci√≥n urbana.

Esa ma√Īana memorable dej√© un mensaje en la puerta a unos vecinos a quienes no quer√≠a despertar a deshora. Era algo que olvid√© hacer el domingo. Para ello camin√© una cuadra hacia el oeste, en la acera frente al Parque Japon√©s de Almendares. Al regreso una avispa se atasc√≥ entre mi nuca y el cuello almidonado de la camisa. La aplast√© con la mano pero no pude impedir el aguijonazo. ¬ŅFue esa ponzo√Īa una premonici√≥n del desastre que ocurr√≠a 150 millas al sureste? Nunca he cre√≠do en tales cosas, pero recuerdo a√ļn la ardent√≠a como si la rid√≠cula picada de hace 52 a√Īos hubiera sido ayer.

No es mi prop√≥sito recordar a los lectores las razones pol√≠ticas del injusto, fatal fracaso que sufriera Cuba y que se autoinfligiera Estados Unidos en esa fat√≠dica ocasi√≥n. A estas alturas de la historia es muy evidente donde reside la responsabilidad criminal. Los cubanos del destierro que a√ļn no lo sepan, no tienen remedio ni perd√≥n.

Sólo haré una sinopsis histórica de lo ocurrido en el aire, para beneficio de quienes por juventud u otra razón válida desconozcan los infames detalles. Por eso voy a referirme exclusivamente a lo sucedido en el espacio aéreo sobre el teatro de operaciones durante los días 15, 16 y 17 de abril de 1961.

El día 8 de abril se decidió el destino de la operación, garantizando su fracaso. Todo combate aeronaval requiere para su éxito el dominio absoluto del aire. Este es un axioma indisputado. El 17 las remanentes fuerzas aéreas castristas fueron capaces de derribar 5 de los dieciseis aviones insurrectos B-26 de apoyo terrestre, negando a la Brigada la menor posibilidad de consolidar su desembarco. En términos cuantitativos, la Brigada perdió un tercio de su fuerza aérea ese día, incluídos 8 de sus mejores pilotos. Todo el plan de la Agencia Central de Inteligencia se basaba en la premisa de que la Brigada no encontraría oposición en el aire.

El plan original se iniciaba con un ataque masivo de 22 B-26 para destruir los aviones castristas en tierra. La Casa Blanca lo vet√≥ desde el 8 de abril, cuando arbitrariamente cambiara el lugar del desembarco de la zona de Trinidad a Bah√≠a de Cochinos. Para ese √ļnico ataque se usaron solamente 8 B-26. Ese fue el inicio del desmoronamiento de una operaci√≥n que, en contradicci√≥n a lo reclamado por sus cr√≠ticos, s√≥lo pretend√≠a consolidar una cabeza de playa.

Despu√©s del √ļnico ataque a√©reo de la Brigada a las bases de la Fuerza A√©rea castrista el 15 de abril, la Casa Blanca orden√≥ la cancelaci√≥n de otros dos, programados contra las mismas bases para el domingo 16 y el lunes 17. Este √ļltimo deb√≠a ocurrir simult√°neamente a los desembarcos en Bah√≠a de Cochinos.

Aunque en ese momento no se dieron explicaciones a los l√≠deres de la Brigada, m√°s tarde la misma fuente circul√≥ la especie de que el Embajador ante Naciones Unidas, Adlay Stevenson, hab√≠a amenazado con su renuncia a menos que se detuvieran los bombardeos. Stevenson, tan ‚Äúliberal‚ÄĚ como Kennedy, aunque detestado por el Ejecutivo, neg√≥ enf√°ticamente la versi√≥n.

Aunque el ataque del 15 caus√≥ da√Īo considerable, no logr√≥ liquidar por entero a las FAR. A Castro le quedaban dos T33, dos Sea Fury y por lo menos un B-26. El T-33 es la versi√≥n de entrenamiento del F-80, un ‚Äújet‚ÄĚ usado por Estados Unidos durante la primera fase de la Guerra de Corea. El Sea Fury era un caza naval brit√°nico de propela, con ca√Īones de 20 mm montados en las alas y capaz tambi√©n de montar cohetes. Esos pocos aviones remanentes hicieron toda la diferencia del mundo para Castro.

Los lentos B-26 de la Brigada, con apenas el combustible necesario para sobrevolar la zona de operaciones por breves minutos despu√©s de negociar cientos de millas en cada direcci√≥n desde su base en Nicarg√ľa y carentes de ca√Īones de cola, constitu√≠an absolutos ‚Äúsitting ducks‚ÄĚ para esas naves. Todos los pilotos de ambos bandos ir√≥nicamente hab√≠an recibido entrenamiento de la Fuerza A√©rea de U.S.A.

De los contendientes s√≥lo los castristas contaron con el equipo adecuado y no describo a los obuses ni a los tanques ‚ÄúStalin‚ÄĚ del ‚Äúgallego‚ÄĚ Jos√© Ram√≥n Fern√°ndez, sino a los T-33 y los Sea Fury que la ciega y cobarde decisi√≥n de Washington dejaran intactos. Los primeros, como se comprobara sin la menor duda en los iniciales encuentros con la Brigada en Playa Larga, hab√≠an fracasado con estr√©pito. Fueron los aviones castristas quienes hundieran a los transportes de tropas y decimaran a la fuerza a√©rea atacante.

Las acciones heroicas de los brigadistas en tierra, muchas y extraordinarias, han sido ya narradas por decenas de testigos presenciales. Washington se autoderrotó, pero los brigadistas nunca se rindieron.

Honor y gloria a todos ellos.



Logo


Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organización Auténtica