Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organizacion Autentica

La odisea de los médicos cubanos que desertan a EE.UU.

Por Joel Millman

Félix Ramírez entró en un café Internet de Gambia, buscó en Internet la información de contacto de diplomáticos estadounidenses, y llamó a la embajada de Estados Unidos en Banjul, la capital del país africano.

Ram√≠rez dijo a la recepcionista que era un turista estadounidense que hab√≠a perdido el pasaporte, y pidi√≥ hablar con la oficina devisas. Mientras esperaba la conexi√≥n, practic√≥ el gui√≥n que hab√≠a memorizado: "Soy un doctor cubano que quiere ir a Estados Unidos. ¬ŅCu√°ndo nos podemos ver?".

El médico cuenta que se le indicó que fuera a un concurrido supermercado de Banjul y que buscara a una mujer rubia con un vestido verde, una funcionaria del consulado. Luego de dar unas cuantas vueltas, comenzaron a hablar.

Ese furtivo encuentro en septiembre de 2008 dio inicio a una traves√≠a para el cirujano de 37 a√Īos que finaliz√≥ en mayo de 2009 en Miami, donde se convirti√≥ en un refugiado con estatus legal y posibilidades de obtener la ciudadan√≠a.

Ramírez forma parte de una ola de cubanos que han desertado a EE.UU. desde 2006 bajo un programa poco conocido llamado en inglés Cuban Medical Professional Parole (CMPP), que permite a los galenos y algunos otros trabajadores de salud cubanos que trabajan para su gobierno en el exterior entrar inmediatamente a EE.UU. como refugiados. Datos divulgados a The Wall Street Journal bajo la Ley de Libertad de Información de EE.UU. muestran que, hasta el 16 de diciembre, los consulados de EE.UU. en 65 países han expedido 1.574 visas CMPP.

Cuba ha estado enviando "brigadas" m√©dicas al extranjero desde 1973 para respaldar a reg√≠menes "revolucionarios" en pa√≠ses como Etiop√≠a, Angola y Nicaragua y, quiz√°s m√°s importante, para ganar dinero. El diario oficial del Partido Comunista cubano, Granma, inform√≥ en junio que Cuba ten√≠a 37.041 doctores y otros profesionales de la salud en 77 pa√≠ses. Las estimaciones sobre lo que gana Cuba con sus equipos m√©dicos ‚ÄĒingresos que el banco central de Cuba considera "exportaciones de servicios"‚ÄĒ difieren ampliamente, llegando hasta los US$8.000 millones anuales. Muchos cubanos se quejan de que las brigadas han socavado la capacidad de Cuba para mantener en el pa√≠s un alto est√°ndar de calidad m√©dica.

La iniciativa de inmigraci√≥n a EE.UU. recuerda al tipo de estrategias t√≠picas de la Guerra Fr√≠a, al interferir con el programa cubano alentando las deserciones de personal m√©dico estacionado en todo el mundo, un promedio de un profesional al d√≠a desde su creaci√≥n en 2006. Por lo general, Cuba no incluye a los doctores entre los al menos 20.000 cubanos que autoriza a inmigrar a EE.UU. cada a√Īo.

Funcionarios del Departamento de Estado afirman que el gobierno estadounidense no pretende usar el CMPP para realizar tareas de espionaje o frustrar misiones médicas. A los doctores cubanos, dijo una portavoz de la institución, "el gobierno cubano les niega a menudo el permiso de salida para venir a EE.UU. cuando califican bajo otros canales legales establecidos". Uno de los objetivos del CMPP es lograr que Cuba modifique estas prácticas. Las relaciones entre Cuba y EE.UU, en contra de las expectativas de algunos, no han mejorado mucho bajo la administración Obama, por lo que parece improbable que Washington cambie su política sobre el CMPP.

El CMPP fue idea del diplomático cubano Emilio González, director de los servicios de inmigración y ciudadanía de EE.UU. de 2005 a 2008. González, ex teniente coronel del Ejército estadounidense, es un ferviente exiliado anticastrista, y ha llegado a calificar la política cubana de enviar doctores y a otros profesionales de la salud al extranjero de "tráfico humano patrocinado por el estado". Los doctores cubanos, afirma, trabajan directamente para las autoridades de salud en otros países y no pueden decidir sobre sus destinos, salarios, horarios o condiciones laborales.

Los propios doctores cubanos tienen otra opini√≥n sobre sus destinos en el extranjero. Sus salarios en Cuba no superan los US$25 al mes. Cuando trabajan en otros pa√≠ses, reciben sus salarios cubanos, m√°s un estipendio de $50 mensuales, ambos pagados a sus dependientes mientras viven fuera de la isla, seg√ļn doctores cubanos entrevistados para este art√≠culo. Adem√°s, ganan salarios en el extranjero de entre US$150 a US$1.000 al mes, dependiendo de la misi√≥n, dicen los doctores.

"En Haití nos pagaron US$300 mensuales en gourdes, la divisa local", dice una doctora que regresó a Cuba tras trabajar en el extranjero. "Convertía mi salario, y vivía bien con US$100 al mes". Con sus ahorros, afirma, se compró un televisor y una computadora portátil, artículos que no habría podido conseguir en Cuba.

Ram√≥n Gonz√°lez, un refugiado que trabaj√≥ en misiones m√©dicas en Ghana y Gambia, afirma que los instintos empresariales de los cubanos ofrecen oportunidades casi ilimitadas de obtener ganancias. "Si va a un mercado de pulgas y compra un traje de ba√Īo hecho en EE.UU., cualquier cosa de marca Speedo o Nike, le cuesta 45 centavos de d√≥lar en √Āfrica", afirma. "Lo puede vender por US$5 en Cuba".

González menciona un negocio incluso más lucrativo: la práctica de medicina privada, incluyendo abortos. El médico afirma que realizar abortos puede ser la gallina de los huevos de oro para los cubanos, especialmente en países de Medio Oriente que pagan los mejores salarios.

"La gran mayoría de los doctores cubanos se pelea para entrar en una misión ya que pueden acumular miles de dólares", dice el doctor Darsi Ferrer Ramírez, director del grupo antigubernamental Centro de Salud y Derechos Humanos Juan Bruno Zayas, en La Habana.

El disidente de 41 a√Īos afirma que en el programa abunda la corrupci√≥n. "Se sabe que para entrar en los mejores pa√≠ses ‚ÄĒestamos hablando de Sud√°frica, Brasil‚ÄĒ hay funcionarios que reciben dinero bajo la mesa. Cuesta entre US$500 y US$1.000", afirma.

El programa de inmigración estadounidense ofrece a los doctores cubanos otra razón para trabajar en el extranjero: la posibilidad de asentarse en EE.UU. Los demás cubanos que solicitan asilo debe alcanzar las costas estadounidense antes de hacer la solicitud. Bajo el CMPP, los doctores cubanos pueden hacer el trámite desde las embajadas estadounidenses en cualquier parte del mundo.

De las casi 1.600 deserciones hasta el 16 de diciembre, m√°s de 800 trabajadores del sector de salud han desertado desde Venezuela, y casi 300 de Colombia y Cura√ßao, que no tienen brigadas m√©dicas cubanas pero son de f√°cil acceso desde Venezuela. Otros 135 procedieron de otros cuatro pa√≠ses: Bolivia, Guatemala, Namibia y Per√ļ. Algunos se han acogido al programa desde sitios remotos como Qatar, Fiji, Yibuti e islas Mauricio.

La odisea de Ram√≠rez comenz√≥ al ser elegido para trabajar durante dos a√Īos en Gambia. El m√©dico afirma que su objetivo desde el primer momento era usar el CMPP para desertar. Dice que mantuvo su plan en secreto de sus padres y su esposa, quienes se quedaron en la isla cuando viaj√≥ en 2008. Cuando lleg√≥ a Banjul como parte de una delegaci√≥n cubana de 138 personas, tuvo que entregar su pasaporte a personal de seguridad en la embajada cubano.

Cuando decidi√≥ desertar y contact√≥ a la funcionaria estadounidense ‚ÄĒdice que se llamaba Wendy Kennedy‚ÄĒ, Ram√≠rez tuvo que esperar varios meses para saber si le conced√≠an asilo, informaci√≥n que recibi√≥ por tel√©fono en mayo de 2009.

El Departamento de Estado de EE.UU. negó el acceso a Kennedy, pero confirmó algunos detalles de la historia de Ramírez, incluyendo que Kennedy trabajó en Gambia en las fechas en las que solicitó asilo.

Conseguir un visado fue una cosa, pero salir de Gambia fue otra totalmente diferente. Sin pasaporte, la mejor opción para no alertar a los cubanos era ir por tierra a Senegal, país al que llegó gracias a su amistad con un paciente, un rico empresario libanés que le conectó con un contrabandista que aceptó llevarle a la nación vecina por US$500.

Una vez en Senegal, mostr√≥ en el aeropuerto internacional los documentos de entrada en EE.UU. que le permitieron tomar un vuelo con destino a Espa√Īa. Al llegar a este pa√≠s, un diplom√°tico estadounidense le facilit√≥ los tr√°mites para abordar otro avi√≥n con destino a EE.UU.

No est√° claro el efecto que tienen las deserciones como la de Ram√≠rez en el programa de misiones m√©dicas de Cuba. Tan s√≥lo un peque√Īo porcentaje de doctores cubanos enviados al extranjero ha desertado, lo que hace improbable que las acciones de Washington hayan reducido considerablemente los ingresos recolectados por el r√©gimen castrista.

También es difícil obtener información que muestre exactamente cuánto dinero obtiene Cuba con las brigadas médicas. La isla recibe un pago directo bien del gobierno anfitrión o de un grupo de ayuda internacional. A los doctores cubanos tan sólo se les paga una parte de lo que gana el gobierno cubano.

Julie Feinsilver, experta en diplomacia m√©dica cubana del centro de estudios Consejo de Asuntos Hemisf√©ricos (COHA por sus siglas en ingl√©s) en Washington, caracteriza estos acuerdos de beneficiosos para el gobierno cubano y para los pa√≠ses anfitriones. "¬ŅCree que es posible contratar doctores por menos de US$1.000 al mes? El gobierno cubano gana dinero, si bien bastante menos de lo que otros ganar√≠an por similares servicios".

Meses después, Ramírez y otros cinco cubanos que desertaron con él de Gambia se encontraban en Miami. Cuatro de ellos trabajan como instructores en el Dade Medical Collegue.

Ramírez es ayudante de cirujano en el hospital Baptist Health South Florida en Homestead, Florida.

Los padres y la esposa de Ram√≠rez ‚ÄĒy un hijo nacido poco despu√©s de salir de √Āfrica y a quien no ha visto nunca‚ÄĒ permanecen en Cuba, en Camag√ľey. Todos ellos tienen derecho a recibir visados de entrada a EE.UU. bajo el CMPP, pero no existe pr√°cticamente ninguna posibilidad de que salgan pronto de la isla. Ram√≠rez dice que su esposa perdi√≥ el trabajo en un hospital debido a su deserci√≥n.

"Est√°n en la lista negra durante cinco a√Īos, como m√≠nimo", afirma Ram√≠rez. "Ahora soy un traidor a la patria".



Logo


Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organización Auténtica