Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organizacion Autentica

Discurso Ante el Monumento a los Mártires de Playa Girón.


(Discurso pronunciado por el periodista y brigadista Luis González-Lalondry, en ocasión del 48 Aniversario del desembarco de la Brigada de Asalto 2506 en Bahía de Cochinos. Miami 4/17/2009)

Primeramente quiero agradecer a mis compañeros y hermanos de la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos, el honor de permitirme hablar en este histórico monumento, en una fecha tan memorable como este 17 de abril, en el 48 Aniversario de aquel histórico desembarco, que pudo haber cambiado el destino del pueblo de Cuba.

Y mi agradecimiento es doble, porque me permite hablar de aquella gesta llena de coraje, de patriotismo, de grandes sacrificios, de heroísmo, aquel 17 de abril de 1961. Porque me permite además, un día como este que la patria jamás olvidará, recordar hombres de la estatura de Mario Oropesa Delgado, Antonio Padrón Cárdenas, Herman Koch, Osvaldo Piedra Negueruela, Antonio Sánchez Grandall, Felipe Rondón Caminero, Omar Guerra Gutiérrez, Carlos Guas Decall, Ovidio Camejo López, José Milián Velasco, Luis Oria Finalés y de tanto otros combatientes, que cayeron peleando por la libertad de Cuba.

Bahía de Cochinos ha sido la más hermosa lección de patriotismo y amor por Cuba de estos 50 años de lucha contra la tiranía de Fidel Castro, Raúl Castro y el Partido Unico de la Revolución Comunista, la tiranía más oprobiosa, infame y brutal que recuerda nuestra patria y el continente.

Porque ese régimen brutal convirtió un pueblo feliz en el más desgraciado, miserable y oprimido de América. Porque no sólo le ha negado a los cubanos su derecho a la vida y a la libertad, sino porque ha convertido ese pueblo en un pueblo esclavo al servicio del tirano. Porque ha destruido la familia. Porque ha obligado a los cubanos a vivir como parias, como extraños en su propia patria. Porque por la opresión imperante, ha empujado a nuestros hermanos a tomar el camino del destierro. Porque DOCE millones de cubanos en la isla viven sin presente, sin futuro y sin esperanza. Porque ha hecho que hasta las mujeres cubanas se prostituyan para darle de comer a sus hijos y a su familia. Porque lleva 50 años matando, asesinando y encarcelando a todo aquel que se le oponga y las DIEZ mil cruces en el Tamiami Park de esta ciudad no mienten.

Ese régimen despótico y brutal de Fidel Castro, su hermano Raúl Castro y la camarilla que desgobierna ese pueblo, ese régimen con el que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama está dispuesto a negociar, para consolidarlo y perpetuarlo en el poder 50 años más, sólo debía tener el desprecio total de los países y los líderes democráticos del mundo y muy especialmente de la democracia norteamericana, el último bastión de la civilización occidental en este planeta.

Para los que hemos combatido y defendido la libertad de Cuba, para los que continuamos opuestos a dialogar con el régimen de los hermanos Fidel y Raúl Castro y para los que conocemos muy bien la naturaleza perversa de esa tiranía, resulta sorprendente que Estados Unidos le haga concesiones políticas --levantarle las sanciones, permitir los viajes por la libre de cubanos a la isla y el envío de remesas, entre otras muchas concesiones —porque sólo lo que hace es fortalecer el régimen tiránico, financiar su sistema represivo y alargar la pesadilla de DOCE millones de cubanos, que sólo quieren libertad y merecen ser definitivamente libres.

Y si además, Barack Hussein Obama, autoriza de un plumazo y sin condiciones el turismo de norteamericanos a la isla y le levanta el embargo al gobierno castrista, como Washington planea, tendrán Fidel y su hermano Raúl Castro, más dinero para seguir reprimiendo al pueblo y mayor impunidad para aplastar la oposición interna y a los infelices presos de conciencia, que se pudren en las cárceles de Cuba.

Sobre Bahía de Cochinos y los culpables del aquel fracaso militar, se ha escrito mucho. Todavía hoy, 48 años después, se debate sobre quién tiene la responsabilidad histórica de aquel desastre el 17 de abril de 1961, aunque todo el mundo sabe que el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, ordenó desmantelar aquella invasión cubana antes que desembarcara, cuando las fuerzas de la Brigada de Asalto 2506 pudieron a golpes de coraje haber derrocado la tiranía comunista de Fidel Castro y su pandilla. Y así lo reconoció el propio John F. Kennedy en el Waldorf Astoria de Nueva York, en el almuerzo de la Sociedad de Editores de Periódicos de este país el 20 de abril de 1961, cuando alabó la valentía de los cubanos y dijo enfáticamente: “Yo soy el único responsable”.

Lo que no dijo John F. Kennedy fue que su error y su cobardía el 17 de abril, le costó a Cuba su libertad y a la Brigada de Asalto 2506 más de un centenar de muertos, los mártires que hoy hemos venido a honrar aquí junto a este Monumento, que recuerda su memoria y su sacrificio, entre ellos cuatro valientes pilotos norteamericanos, que pagaron con sus vidas su amor por la libertad y la lealtad que le debían a sus hermanos cubanos.

Hoy 48 años después, los hombres que combatimos en Bahía de Cochinos, en Playa Girón, en Playa Larga, en Pálpite y en San Blás, andamos por los caminos del mundo, recordando los horrores de la guerra, la sangre derramada, los compañeros muertos, el enfrentamiento entre cubanos aquel 17 de abril de 1961. Pero más que todo eso recordamos, que 50 años después, la patria por la que ofrecimos la vida en pos de su libertad, aún continúa esclava y oprimida en poder del mismo tirano, que dice gobernar a nombre de esa maldita revolución y que ha jurado continuar en el poder 50 años más.

No obstante los años transcurridos, los sinsabores del destierro, la vida de no tener patria, las frustaciones de un exilio apático e indiferente, de una masiva oposición en la isla inerte y llena de miedo y los recuerdos de la guerra aquel 17 de abril de 1961, los hombres de la Brigada de Asalto 2506 encanecidos y arrastrando los años, seguimos soñando y luchando por la libertad de Cuba, en Miami, en Nueva York, en New Jersey, en California, en Puerto Rico y en los cuatro puntos cardinales del mundo.

Y aunque son muchos los combatientes, los heroicos combatientes de la Brigada de Asalto 2506, que han muerto y muchos más los que seguramente moriremos sin ver a Cuba libre, repetiremos siempre aquellos versos de Bonifacio Byrnes: “Si deshecha en menudos pedazos, ha de ser mi bandera algún día, nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía”


Muchas gracias…..



Logo


Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organización Auténtica