Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organizacion Autentica

LA LECCION DE GIRON

Por Alfredo M. Cepero

Director de www.lanuevanacion.com

Este 17 de abril se conmemora el 50 aniversario de la traici√≥n de Playa Gir√≥n y de la consolidaci√≥n de la tiran√≠a de los diablos de Bir√°n. Aquel acto de cobard√≠a de John Kennedy conden√≥ al pueblo cubano a medio siglo de opresi√≥n, miseria y muerte, enlut√≥ hogares en los cinco continentes donde el Atila de Cuba actu√≥ como ‚Äúcondotiero‚ÄĚ del Imperio Sovi√©tico y mostr√≥ a los Estados Unidos como un tigre de papel que fue retado por todos los rufianes del mundo, con el saldo macabro de decenas de miles de j√≥venes americanos muertos en las selvas del sudeste de Asia.

Nada de esto resta, sin embargo, m√©ritos y admiraci√≥n al pu√Īado de patriotas que integraron la que fue denominada Brigada 2506. Estos hombres eran lo mas idealista, lo mas puro y lo mas generoso de la sociedad cubana de aquel momento. Porque no puede haber acto de mayor generosidad que el de ofrendar la vida por la libertad de la patria.

Su composici√≥n era un verdadero arco iris pol√≠tico, racial, econ√≥mico y social del pueblo cubano. Hab√≠a blancos y negros, j√≥venes y viejos, revolucionarios traicionados y miembros del gobierno derrocado. Eran estudiantes, obreros, empresarios y profesionales. Muchos hab√≠an sido la v√≠spera hijos de familias ricas con acceso a clubes exclusivos, mientras otros hab√≠an trabajado en oficios urbanos o labrado la tierra que era en aquellos a√Īos la base de nuestra econom√≠a. Su denominador com√ļn era el amor a Cuba y su meta liberarla de la tiran√≠a comunista.

Aquella hermosa pl√©yade de valientes nada ten√≠a que envidiarle a los 300 espartanos que al mando de Leonidas se enfrentaron a 300,000 persas en la batalla de las Termopilas en el 480 AC. Sab√≠an que iban a combatir en total desventaja num√©rica pero contaban con la fuerza de sus ideales, la justicia de su causa y las promesas de apoyo de sus aliados poderosos. Mi testimonio de admiraci√≥n qued√≥ plasmado en el Romance Doloroso que escrib√≠ en las monta√Īas de Guatemala el 20 de abril de 1961, donde hab√≠a quedado rezagado como parte del Batall√≥n Siete de la Brigada a causa del desastre log√≠stico que contribuy√≥ al desastre militar de Gir√≥n.

Este 50 aniversario debe, por otra parte, servirnos de lección a todos los cubanos que seguimos comprometidos con la obra de restaurar la libertad y la democracia a nuestra patria. El fracaso de la invasión de Girón comenzó muchos antes del 17 de abril de 1961 y tiene antecedentes en la historia de nuestras relaciones con los Estados Unidos en el curso de las luchas por la independencia. Me referiré a un solo capítulo entre los muchos en que fuimos víctimas por aquella época.

Cuando en mayo de 1898, el Presidente Norteamericano, William McKinley, decide iniciar operaciones en la Guerra Hispano-Cubano-Americana encomienda al Teniente Andrew Rowan que haga contacto con el General Calixto García, Jefe del Departamento Militar de Oriente para coordinar el desembarco de las tropas estadounidenses.

Con ello, viol√≥ todo protocolo diplom√°tico, desconoci√≥ nuestra soberan√≠a, ignor√≥ al Gobierno en Armas presidido por Bartolom√© Mas√≥ y confirm√≥ la opini√≥n expresada por funcionarios de su administraci√≥n en el sentido de que ‚Äúel gobierno cubano no constituye un gobierno real, efectivo y permanente‚ÄĚ. Los cubanos aceptamos aquel agravio sin grandes protestas y nos hicimos acreedores a la humillaci√≥n del Tratado de Versalles donde nuestro destino nacional fue decidido entre norteamericanos y espa√Īoles sin presencia alguna de funcionarios cubanos.

El 17 de abril de 1961 se repitió la historia. Los funcionarios norteamericanos encargados de la planificación militar negaron toda participación en la formulación de los planes tanto al Jefe Civil de la brigada, Dr. Manuel Artime, como a militares cubanos de la experiencia de Martín Elena, José San Román, Roberto San Román, Erneido Oliva, Hugo Sueiro y otros con las mismas calificaciones. La mitad de los brigadistas fueron enviados a la batalla con unas pocas semanas de entrenamiento, armamentos antiguos, municiones limitadas y se les transportó en embarcaciones totalmente obsoletas.

Al mismo tiempo, sus heroicos pilotos fueron condenados al suicidio cuando los B-26 que tripulaban fueron desprovistos de su artillería de cola y la zona de desembarco fue cambiada de lugares cercanos a centros de población a un paraje cenagoso donde solo sobreviven mosquitos y cocodrilos. Y, para colmo, se les mintió cuando se les prometió control absoluto de los cielos por la aviación norteamericana. Todo ello, para que el inefable Presidente Kennedy pudiera negar cualquier participación de Washington en la invasión.

En sus relaciones con nuestros representantes civiles los bur√≥cratas y pol√≠ticos de Washington fueron igualmente ofensivos y arrogantes. Hombres de la integridad y el honor de Jos√© Mir√≥ Cardona, Manuel Antonio de Varona, Antonio Maceo y otros sufrieron la indignidad de ser literalmente secuestrados en las horas previas y posteriores a la invasi√≥n de Gir√≥n. Era necesario mantenerlos incomunicados para impedir cualquier protesta p√ļblica contra la carnicer√≠a a que eran sometidos nuestros valientes brigadistas. Aquella ci√©naga se convirti√≥ no solo en la tumba de muchos de ellos sino en la tumba de la libertad de Cuba.

Napole√≥n lo dijo bien claro: ‚ÄúSi vas a tomar Viena, toma Viena‚ÄĚ. No andes con titubeos. Pero Kennedy demostr√≥ que no era Napole√≥n. Ni siquiera Eisenhower. Desde su toma de posesi√≥n el 20 de enero de 1961 Kennedy y su banda de intelectuales de universidades de izquierda se mostraron inc√≥modos con los campamentos de Guatemala. No sab√≠an como soltar la papa caliente que les dejaba el viejo Eisenhower. Al final carecieron de los pantalones para hacer una verdadera guerra y no tuvieron la decencia de abortar la operaci√≥n sin que se produjeran v√≠ctimas inocentes. Y por eso han recibido la condena de la historia, el desprecio de los cubanos amantes de la libertad y los elogios de los tiranos que oprimen al pueblo de Cuba.

La lecci√≥n es di√°fana para todo el que tenga la capacidad y la verg√ľenza de asimilarla. Nunca m√°s depositemos el sagrado tesoro de nuestra soberan√≠a nacional ni deleguemos la carga de nuestra responsabilidad ciudadana en manos extranjeras. No importa cuan poderosos sean o cuantas promesas nos hagan. Trabajar con todos pero sin confiar absolutamente en nadie. Y, sobre todo, demandar respeto a nuestra larga lucha por la libertad y a la sangre sagrada de nuestros m√°rtires. Parafraseando las palabras de Abraham Lincoln sobre la democracia, tenemos el deber de construir una Cuba de los cubanos, por los cubanos y para los cubanos.

VISITENOS: A los efectos de tener acceso a comentarios como el que usted acaba de leer y a otros temas y noticias de actualidad internacional lo invitamos a que visite http://www.lanuevanacion.com

La Nueva Nación es una publicación independiente que tiene como misión la defensa de la libertad, la preservación de la democracia y la promoción de la libre empresa. Lo invitamos a que nos visite en http://www.lanuevanacion.com



Logo


Cuba, España y los Estados Unidos | Organización Auténtica | Política Exterior de la O/A | Temas Auténticos | Líderes Auténticos | Figuras del Autenticismo | Símbolos de la Patria | Nuestros Próceres | Martirologio |

Presidio Político de Cuba Comunista | Costumbres Comunistas | Temática Cubana | Brigada 2506 | La Iglesia | Cuba y el Terrorismo | Cuba - Inteligencia y Espionaje | Cuba y Venezuela | Clandestinidad | United States Politics | Honduras vs. Marxismo | Bibliografía | Puentes Electrónicos |



Organización Auténtica